UN PERIODISTA ESPAÑOL ESTÁ DETENIDO EN POLONIA POR… RUSO

El periodista español Pablo González lleva más de un año detenido en Polonia sin que se conozcan las razones de su encarcelamiento
UN PERIODISTA ESPAÑOL ESTÁ DETENIDO EN POLONIA POR… RUSOEl periodista español Pablo González lleva más de un año detenido en Polonia sin que se conozcan las razones de su encarcelamiento
Lectura 4 min

Actualmente, hay un periodista español detenido bajo acusaciones dudosas en pleno territorio de la Unión Europea, sin embargo, la noticia poco ha trascendido fuera de España.

Pablo González Yague es un periodista español conocido por su desempeño como corresponsal de guerra. Trabajó como freelancer para varios medios tanto españoles como internacionales entre los que destacan La Sexta, Público, Gara y Fox News. 

Pablo González en el frente durante su cobertura en la guerra entre Armenia y Azerbaiyán en 2020

Pablo se crió en España, pero nació en Moscú en 1982 bajo el nombre de Pavel Rubstov siendo nieto de un militante comunista español que huyó a la Unión Soviética tras la derrota en la guerra civil contra el franquismo.

Luego de la crisis del comunismo y la disolución de la URSS en 1991, González se mudó junto con su madre a España, más específicamente al País Vasco, donde adoptó la nacionalidad y el apellido materno, y se lo registró con su nombre hispanizado. 

El 28 de febrero de 2022, cuatro días después del inicio de la invasión rusa a Ucrania, González fue detenido por el Servicio de Seguridad Polaco (ABW) en la frontera polaco-ucraniana mientras cubría la llegada de refugiados ucranianos al país vecino.

Las autoridades polacas lo acusaron de ser espía y de trabajar para el servicio secreto ruso. Estas argumentan que la ascendencia de González y su doble nacionalidad son evidencia de una colaboración con el gobierno ruso. Sus dos pasaportes uno con su nombre en ruso y el otro en español también han sido citados como evidencia, alegando que se trata de identidades falsas, destinadas a encubrir su verdadera labor.

Sin embargo, según su abogado Gonzalo Boye no son más que suposiciones. “Si tuvieran algo concreto nos hubieran dado traslado de toda la causa para que nosotros pudiésemos defender en debida forma. Van en círculos”, asegura Boye. 

Según la defensa, más allá de la cuestión de los pasaportes hasta ahora, la parte acusadora no ha revelado pruebas de que González haya cometido algún ilícito. Aun así, la justicia polaca ya ha prorrogado la prisión preventiva en cuatro ocasiones

La defensa de González cuenta con un acceso muy limitado al material referente al caso, por esta razón se  “merma” su derecho a la defensa según reportó el diario Público.

El periodista cuenta con doble nacionalidad ruso-española. Su pasaporte ruso ha sido citado como evidencia por las autoridades polacas Foto: Público

Cabe resaltar que esta situación se produce en el contexto de la Guerra de Ucrania. Ya se han registrado denuncias de agresión y discriminación contra civiles rusos que viven en el territorio de la Unión Europea por la agresión militar que su país está cometiendo. Varios comercios europeos incluso llegaron a advertir que no atenderían a los clientes de esta nacionalidad. Incluso ha habido reportes de personas despedidas de su trabajo solo por ser de nacionalidad rusa.

Según declararon Reporteros Sin Fronteras (RSF), Pablo lleva más de un año encarcelado en la prisión polaca de Rzeszow, bajo confinamiento solitario, sin juicio y con contactos muy limitados con el mundo exterior.

Su abogado, Gonzalo Boye pudo visitarlo en persona recién en marzo de este año, trece meses después de su detención. Además de eso, solo pudo recibir una visita de su esposa, Oihana Goiriena, en noviembre de 2022 tras meses de encarcelamiento. Según ella, se ha visto forzada a solicitar ayuda económica a los vecinos de su ciudad para costear los gastos que suponen la defensa de su esposo: “Hasta ahora le podía hacer frente con mis propios ahorros y con un préstamo familiar, pero visto que esto va a seguir para largo no vamos a poder seguir por ahí” declaraba a un medio vasco.

Además, en el caso particular de González la situación se ve agravada por el hecho de que en Polonia no existen plazos máximos para la prisión preventiva. Una persona puede permanecer años o incluso décadas detenidas sin haber recibido un juicio si las autoridades polacas lo consideran necesario.

Pablo está calificado como “preso peligroso” , está aislado en su celda gran parte del tiempo y solo se le permite salir al patio de la prisión durante una hora al día, pero aun así debe permanecer esposado cada vez que abandona su celda. Además, según se ha reportado tiene prohibida todo tipo de lectura.

Concentración en apoyo a González en el País Vasco su lugar de residencia. 

“Lamentamos que el tribunal polaco se haya negado a poner en libertad al periodista Pablo González mientras espera su juicio por espionaje. Su detención, una medida preventiva especialmente dura, debe terminar cuanto antes. Mientras tanto, las condiciones de su confinamiento deben mejorar significativamente”, afirma el responsable del Área UE-Balcanes de RSF, Pavol Szalai.

Según informó la plataforma para la seguridad de los periodistas del Consejo de Europa, el número de periodistas encarcelados en territorio europeo se ha incrementado en un 60% en el último año. En el informe se cita específicamente a la invasión rusa de Ucrania como una de las principales causas que han contribuido al empeoramiento de condiciones para los que ejercen la profesión.

Hasta el momento no hay fecha programada para el juicio contra Pablo González y es poco probable que sea liberado en el corto plazo.

+ posts

Redactor en El Punto Medio, cubre política local e internacional. Estudiante de Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Notas relacionadas