LOS ASESINOS DE BLAS CORREA FUERON CONDENADOS A PERPETUA

En un fallo ejemplar en contra de la violencia institucional: los policías Lucas Gómez y Javier Alarcón fueron condenados por el asesinato del joven cordobés que había salido con sus amigos, y que al no frenar en un control policial, el auto fue acribillado. El resto de los 13 imputados, todos recibieron una pena en prisión, a excepción de dos que fueron absueltos
LOS ASESINOS DE BLAS CORREA FUERON CONDENADOS A PERPETUAEn un fallo ejemplar en contra de la violencia institucional: los policías Lucas Gómez y Javier Alarcón fueron condenados por el asesinato del joven cordobés que había salido con sus amigos, y que al no frenar en un control policial, el auto fue acribillado. El resto de los 13 imputados, todos recibieron una pena en prisión, a excepción de dos que fueron absueltos
Lectura 3 min

Crónica de la noche en que murió Blas Correa

Blas Correas era un pibe como cualquier otro, del Pirata y jugador asiduo del FIFA. La noche del miércoles 5 de agosto de 2020, salió a tomar algo con unos amigos, nunca volvió.

Argentina estaba en plena pandemia de Covid-19, Córdoba se encontraba bajo el Aislamiento, Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) pero ya se permitían reuniones en bares y restaurantes, de hasta 6 personas por mesa.

Blas Correa, tenía 17 años, cuando fue asesinado por la Policía de Córdoba.

Cuando volvían de comer pizza los cuatro, más la novia de uno de ellos, tuvieron un altercado con dos motociclistas que no se sabe si les quisieron robar o una maniobra mal hecha en «U» del conductor provocó el enojo de los motociclistas.

La cuestión es que el Fiat Argo, motor 1.3, importado de Brasil, cuando vió que se dirigía a un control policial aceleró y no frenó. Los agentes, Lucas Gómez de 35 años y Javier Alarcón de 31, no tuvieron mejor idea que comenzar a disparar. Cinco balas impactaron en el auto, Blas que iba en el asiento de atrás, al medio, recibió uno de esos tiros a la altura del omóplato.

Rápidamente el conductor llevó a Blas a la clínica privada Aconcagua, donde no quisieron atenderlo. Entonces intentaron llevarlo al Hospital de Urgencias pero entremedio los cruzó la policía. Para ese momento, 00.20 hs de la madrugada, Blas ya estaba muerto.

En la imagen se puede ver el auto donde viajaba Blas junto a sus amigos. El tiro que entró por la luneta fue el que le ocasionó la muerte.

Luego empezó el “Operativo Encubrimiento”:

1) Antes de que llegara la madre y el servicio de emergencias al lugar; la policía limpió la escena del crimen en menos de 2 horas

2) Dijeron que alguien había denunciado un robo y por eso dispararon. No hay registro de eso, ni en la frecuencia policial, ni en la del 101.

3) Que un testigo vió como arrojaron desde el Argo un arma a la calle. Que fue encontrada, pero que fue plantada por la misma policía, en busca de una coartada, ya que estaba toda oxidada.

Según la CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional) 92 personas fueron asesinadas por fuerzas del Estado durante el periodo de ASPO en 2020.

La lucha

Soledad Laciar es la madre de Blas, quien sin su fuerza y fortaleza en la búsqueda de justicia difícilmente se hubiera juzgado tan rápido a los culpables.

Dos veces le rompieron el vidrio del auto y otra vez el portón de su casa. Jamás bajó los brazos.

https://twitter.com/solelaciar/status/1613084966983794688?t=Bx116w4ZhwhCQKyzmP6L2A&s=19

Sentencia

Una de las marchas que se hicieron en el centro de Córdoba para pedir justicia por el asesinato de Blas Correa.

Finalmente, luego de dos años y seis meses el jurado popular hizo conocer la sentencia por la muerte de Blas Correa, donde hubo 13 policías imputados entre los autores materiales, encubridores y cómplices del asesinato de Correa. 

Gómez y Alarcón, los que dispararon, fueron condenados a cadena perpetua. Sus compañeras Yamila Martínez y Wanda Esquivel, recibieron la pena de 4 años y 3 meses, y 3 años y 10 meses respectivamente, por encubrimiento agravado.

El cabo Leandro Quevedo fue condenado a 4 años de prisión por encubrimiento agravado y falso testimonio, mientras que Ezequiel Vélez, a 2 años y 6 meses por falso testimonio.

También por encubrimiento los subcomisarios Sergio González, Enzo Quiroga, y los comisarios inspectores Walter Soria, Jorge Ariel Galleguillo y Juan Gatica fueron encontrados culpables y recibieron una pena de entre 4 años y 4 años y 10 meses.

Todos fueron inhabilitados de por vida para ser policías.

El cabo Leonardo Martínez y el agente Rodrigo Toloza fueron los únicos absueltos por los cargos de falso testimonio

Para entender como muchas veces opera la policía en Argentina recomiendo ver El Rati Horror Show, una película de Enrique Piñeyro, sobre la Masacre de Pompeya. Está disponible en este link.

Web | + posts

Editor jefe en El Punto Medio, especialista en periodismo de investigación, con experiencia en gráfica, radio y portales digitales.
Periodista y Lic. en Comunicación Social por el Colegio Universitario de Periodismo (CUP) y la Universidad Católica de Santiago del Estero (UCSE).

Notas relacionadas