SE APROBÓ LA RE-REELECCIÓN DE LOS INTENDENTES EN BUENOS AIRES

La semana pasada se aprobó la reelección por un tercer periodo de los intendentes de la provincia de Bs As y quedó sin efecto la “Ley Vidal-Massa” que prohibía esto, al menos en los “papeles”
SE APROBÓ LA RE-REELECCIÓN DE LOS INTENDENTES EN BUENOS AIRESLa semana pasada se aprobó la reelección por un tercer periodo de los intendentes de la provincia de Bs As y quedó sin efecto la “Ley Vidal-Massa” que prohibía esto, al menos en los “papeles”
Lectura 3 min

La reelección indefinida

La semana pasada en la legislatura porteña se aprobó un proyecto, con iniciativa del PRO y la votación del Frente de Todos para extender el límite de mandato a los intendentes de la provincia de Bs As, a un período más (tres en total).

La mayoría de Juntos por el Cambio (PRO y UCR) y el oficialismo votaron a favor de derogar la ley que establecía el límite de una sola reelección para los jefes comunales bonaerenses. Los legisladores de María Eugenia Vidal, Sergio Massa, José Luis Espert y de la Izquierda se opusieron.

Esta ley viene a tirar por la borda un acuerdo de Vidal y Massa en 2016 para ponerle un freno a la perpetuidad de los Barones del Conurbano. El motivo de Massa; tal vez volver al Tigre donde su sucesor Julio Zamora se sintió muy a gusto en el cargo y parece que no lo quiere soltar.

Hecha la ley, hecha la…

Pero no todo es color de rosas, luego de aprobado este proyecto, se cambió el reglamento para que si el intendente en su segundo periodo lectivo se tomaba licencia antes de los dos años, este segundo periodo no se computaba. En total podría estar 4 años, 2 más de reelección y la posibilidad de presentarse para la «re-re» ad infinitum.

Así fue el caso del intendente, Martín Insaurralde de Lomas de Zamora, quién se tomó licencia para ocupar el cargo de jefe de gabinete de Kicillof, al igual que Ariel Sujarchuk de Escobar designado Inspector de la Hidrovía, Juan Pablo De Jesús del partido de la Costa hizo lo propio y también se incorporó al gobierno de Kicillof. 

Pero como dijimos… esto traza a toda la clase política; Jorge Macri (primo de Mauricio), jefe comunal de Vicente López dejó su cargo, para ser parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, no sólo cambiando de gobierno, sino de jurisdicción también. En total ya son 20 intendentes los que hicieron estas maniobras para safar.

En definitiva la ley fue una pantalla, ya que el reglamento fue modificado para que las mismas personas siguieran en sus cargos. “Una mano de pintura a una pared llena de humedad“.

Se juega uno más

Aún así derogaron la ley Vidal-Massa porque hay otros intendentes que no se tomaron licencia y quieren seguir en el poder. Por eso, el martes 2 de diciembre de 2022 a las 21 hs se derogó el reglamento tramposo, a cambio de la posibilidad de ser reelegidos en 2023.

Para lograr esto, se recurrió a un operador judicial, llamado Guido Lorenzino quién fue en épocas de gobernación de Daniel Scioli, el puente informal entre el ex motonauta y la policía bonaerense. Cuando se conoció este vínculo, Lorenzino fue eyectado, solo para terminar aterrizando en el Consejo de la Magistratura (el órgano que “elige y destituye“ a los jueces).

Ahora Lorenzino por el puesto de Defensor del Pueblo y para volver a ser elegido necesita de la aprobación de la legislatura bonaerense. A cambio los legisladores que responden a los intendentes pidieron un fallo a la carta, para que no se compute el período de 2015 a 2019. Con una coincidencia increíble, un juez en lo contencioso administrativo cercano a Lorenzino, llamado Facundo Ocampo de San Martín, declaró inconstitucional la retroactividad del periodo aludido, de la ley de Vidal-Massa. 

¿Qué debería haberse hecho? Derogar el reglamento y tampoco darle otro periodo para poder ser re-reelegidos. La permanencia en el poder de forma permanente agudiza problemas en un país ya presidencialista, donde el ejecutivo se saltea los controles del resto de los poderes o influye en ellos.

Además se profundiza la concentración de recursos económicos que les posibilita perpetuarse en sus cargos. Algunos ejemplos son Florencio Varela donde Julio Pereyra estuvo en el poder 25 años, Tres de Febrero con Hugo Curto por 24 años, Merlo con Raúl Othacehé por 24 años, o San Isidro quién fue gobernada 16 años por Melchor Posse para luego pasarle la intendencia a su hijo, Gustavo Posse, quien gobernó durante 20 años más.

Pero no sólo sucede en las municipalidades bonaerenses sino también en provincias como Formosa, La Pampa, Neuquén, La Rioja, San Luis y Santa Cruz que de 1983 a 2017 nunca rotaron de partido y Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Río Negro que sólo lo hicieron una vez.

Web | + posts

Editor jefe en El Punto Medio, especialista en periodismo de investigación, con experiencia en gráfica, radio y portales digitales.
Periodista y Lic. en Comunicación Social por el Colegio Universitario de Periodismo (CUP) y la Universidad Católica de Santiago del Estero (UCSE).

Notas relacionadas