OTRA MUERTE EN EL FÚTBOL ARGENTINO: DESDE LOS NOVENTA VAN MÁS DE 200

Un nuevo fallecimiento en las canchas entristece a todos los fanáticos del deporte más popular de Argentina. En un país que pareciera que no frena su estado de decadencia
OTRA MUERTE EN EL FÚTBOL ARGENTINO: DESDE LOS NOVENTA VAN MÁS DE 200Un nuevo fallecimiento en las canchas entristece a todos los fanáticos del deporte más popular de Argentina. En un país que pareciera que no frena su estado de decadencia
Lectura 5 min

Vergüenza. Esa es la palabra que describe lo que sucede en nuestro amado fútbol argentino. Cuando vemos en lo que se ha convertido, nos dan ganas de llorar. Cuando creemos que llegamos al límite, lo rompemos y lo volvemos a superar.

Vivimos en una sociedad donde se permite el vale todo. Dónde nadie va preso y donde delinquir no tiene consecuencias produce estás situaciones.

En el encuentro entre Gimnasia de La Plata y Boca, el fútbol argentino se reencontró nuevamente con la tragedia. Un muerto, niños perdidos, abuelos golpeados, mujeres llorando y una represión salvaje fueron los protagonistas del partido. 

César Lolo Regueiro, de 57 años, salió a ver a su amado Gimnasia y nunca volvió. En medio de una nube de gases lacrimógenos, gente tirada en el suelo descompuesta y una lluvia de balas de gomas, César falleció tras sufrir un infarto sin llegar a tiempo, cuando era trasladado al hospital. 

Muchos dirán que esto fue un “hecho aislado” pero no, las muertes en el fútbol argentino ya son algo habitual. Según datos de la ONG Salvemos al Fútbol, Argentina cuenta con más de 200 muertos vinculados a la violencia en este deporte desde la década de los 90 hasta hoy. 

Algunas muertes en nuestro fútbol

06/10/22 – Tucumán: Un enfrentamiento entre dos facciones de la barra local, dejaron un muerto y nueve heridos. El suceso ocurrió a metros del estadio y tuvo como víctima a Manuel Alejandro López, de 36 años, que recibió un disparo en la cabeza.

15/01/22 – Autopista Bs As-La Plata: Hinchas del club de Avellaneda se trasladaban por la Au. Bs.As-La Plata, para asistir al encuentro ante San Lorenzo, por el torneo de verano, cuando se encontraron con un piquete. Los hinchas intentaron desalojar el piquete. ¿El resultado? Un muerto.

09/02/21 – Bahía Blanca: Sergio Emanuel Castillo, hincha de Olimpo, fue asesinado en la previa del clásico bahiense por hinchas de Villa Mitre cuando este, pasó por inmediaciones de la sede de Villa Mitre. 

Anuncios (la nota sigue debajo)

24/10/18 – Formosa: En la previa del partido por Copa Argentina, hinchas de Boca atacaron ferozmente a un simpatizante de San Martín de Tucumán y murió por complicaciones en la operación.

17/04/17 – Córdoba: Emanuel Balbo, hincha de Belgrano de Córdoba, fue arrojado al vacío por hinchas de Belgrano luego de que, Oscar “Sapito” Gómez, con quien tenía una vieja enemistad, gritara que Emanuel “era de Talleres”.

24/11/13 – Córdoba: Muere Jonatan Villegas en un balneario de Carlos Paz. Fue asesinado de una puñalada por miembros de la barra de Talleres. Todo habría ocurrido porque la víctima tenía una toalla celeste en el parador de la T.

21/07/13 – Buenos Aires: Marcelo Augusto Carnevale y Ángel Martin Díaz murieron en la previa de Boca – San Lorenzo por una pelea entre dos facciones de la barra brava del Xeneize.

24/01/13 Avellaneda: Un hincha de Racing fue encontrado muerto en la pileta del club. Hay barras procesados.

16/09/01 – Tucumán: Un niño de 14 años (Luis Caro) murió luego de ser baleado por barras de San Martín una vez terminado el amistoso disputado ante Atlético.

19/03/00 – Santa Fe: Juan Espinosa, hincha de Colón, muere en la previa del clásico ante Unión luego de ser golpeado hasta quedar en coma por hinchas del Tatengue.

18/04/93 – Tucumán: Un adolescente de 17 años, hincha de Talleres, muere a sangre fría luego de recibir un impacto de bala en su pecho por hinchas de San Martín de Tucumán. Su nombre era Hernán Roque.

Y así, podríamos estar enumerando cientos y cientos de casos. Esto sucede en toda Argentina. Ninguna provincia o lugar está exento. 

Episodios más cercanos

En Santa Fe,  barras de Colón apretaron al plantel e hinchas de Talleres fueron reprimidos brutalmente por la policía cuando se trasladaban hacia la capital de dicha provincia para el partido ante el sabalero, por Libertadores. 

En Mar del Plata, barras incendiaron los autos de los jugadores del plantel de Aldosivi. En Tucumán, la policía reprimió, sin motivo alguno, a hinchas del decano en la previa del partido ante Talleres. En San Nicolás, hinchas de Belgrano fueron víctimas de la policía local cuando fueron a ver al Pirata en un partido que prometía ser una fiesta.

En Copa Libertadores, lo que debía ser una fiesta entre Vélez y Talleres, no terminó de tragedia de milagro. La policía liberó la zona y barras de Vélez atacaron a allegados salvajemente. En Copa Argentina, barras de Quilmes arrojaron piedras contra plateistas de Boca.

¿Quiénes son los responsables?

En primer lugar, los gobernantes. Ellos son los principales responsables de la situación que se vive en las canchas de fútbol. Debido a no establecer parámetros claros para los clubes y de organizar operativos seguros para los hinchas y para la gente en general. También, debemos sumarle su mala gestión al frente del país, lo que provoca y genera un malestar social muy grande. 

En segundo lugar, los dirigentes de fútbol. Su mal manejo en los clubes, la ambición por llenarse los bolsillos con el fútbol y torneos donde reina la improvisación. Además, ellos son los principales responsables de sobrepoblar los estadios para ganar algún billete más, son responsables de negociar con barras y también son responsables de no gastar lo necesario para que los operativos estén a la altura. 

En tercer lugar, los jefes de los operativos de seguridad. Ellos dan las órdenes. Ellos dicen que hacer o qué no hacer. Su poca experiencia y sensibilidad, está provocando que muchas familias dejen de asistir a la cancha. 

Los protagonistas mencionados arriba son los responsables y deben hacerse cargo. Sus constantes tiras y afloje, y el “tirarle” la pelota al otro, está dejando grandes muestras de que no están a la altura y deben dar un paso al costado en la función que les compete.

Todo esto, sin sumar las feroces internas qué hay en casi todas las barras del fútbol argentino. Donde claramente, el aguante es por la plata. Lo que ocurrió en los últimos meses, no es algo nuevo. Viene sucediendo desde hace mucho y todos miran para otro lado. Es un fiel reflejo de la situación social en la que vivimos. ¿Qué esperan los gobernantes? ¿Qué piensan hacer los dirigentes? ¿Tienen que tocar a uno de ustedes para que se movilicen?

Ir a una cancha de fútbol hoy, en Argentina, es jugarle una partida de truco al diablo. Y como dijeron Las Pastillas del Abuelo: “Que en mis ojos brille siempre la inocencia, disfrutemos todos juntos el partido. Que el folclore no sea un himno a la violencia, que el rival no se convierta en enemigo”.

+ posts

Redactor en El Punto Medio, cubre crimen organizado e inseguridad. Estudia Periodismo en la Universidad Blas Pascal.

Notas relacionadas